Vida marina en Bali, manta raya

Buceando con manta rayas en Bali

Las manta rayas son peces gigantes, tranquilos y pacíficos de aspecto único, y uno de los peces más grandes del mundo. Habitan en océanos cálidos tropicales y subtropicales a lo largo de todo el planeta, normalmente cerca de los arrecifes de coral.

Hasta el año 2008 sólo había una especie conocida de manta, pero los científicos descubrieron que de hecho eran dos especies diferentes, la manta raya gigante (manta birostris) y la manta raya de arrecife (manta alfredi).

Ambas especies pertenecen al orden Myliobatiformes y de la familiaMobulidae. Están muy relacionadas con los tiburones pues ambos pertenecen a la subclase Elasmobranchii y se caracterizan por poseer un esqueleto compuesto por cartílago en vez de huesos.

La manta raya gigante es la especie más grande de las dos, puede crecer hasta 7 metros desde la punta de cada ala, aunque la media es alrededor de 4,5 metros. Pesa alrededor de 1,350 kgs. y se han llegado a registrar individuos de más de 2 toneladas.

La manta de arrecife es la más pequeña de las dos especies y generalmente mide entre 3 y 3,5 metros. Se han registrado especies de hasta 5 metros.

Ambas especies son pelágicas. El hábitat de la manta raya de arrecife es menos oceánico que el de la manta raya gigante. Normalmente se encuentra en lugares cercanos a la costa de aguas poco profundas, alrededor de grupos de islas, arrecifes, atolones e incluso bahías y montes submarinos. En inglés también recibe los nombres de «resident manta ray» y «coastal manta ray», en referencia a su hábito de residir más tiempo en áreas específicas. Por el contrario, la Manta birostris suele desplazarse a través del océano, solitaria o en grupos, pero también habita en arrecifes poco profundos y visita regularmente las zonas de limpieza para permitir que otros peces eliminen los parásitos de la piel.

En Bali podemos ver ambas especies en las estaciones de limpieza del Sur de Nusa Penida, que dan al Océano Indico y ocasionalmente en los arrecifes de Bali.

El comportamiento de las mantas difiere según el hábitat: cuando viajan en aguas profundas, nadan a una velocidad constante en línea recta, pudiendo alcanzar velocidades de hasta 24 km/h, mientras que en la costa y cuando visitan las estaciones de limpieza en los arrecifes de coral para desparasitarse, la raya adopta una posición casi estacionaria cerca de la superficie del coral durante varios minutos, mientras que los peces limpiadores hacen su trabajo. Estas visitas ocurren con mayor frecuencia cuando hay marea alta. Muchas mantas vuelven a las mismas estaciones una y otra vez. Las mantas pueden viajar solas o en grupos de hasta 50. Pueden asociarse con otras especies de peces, así como con aves marinas y mamíferos marinos. Las mantas también pueden saltar parcial o totalmente fuera del agua. Cuando van en grupos pueden saltar en cadena, una detrás de otra. Hacen tres tipo de saltos: saltos hacia adelante,aterrizando de cabeza, saltos similares pero aterrizando de cola o saltos mortales. Se han visto mantas haciendo saltos de más de 7 metros! Se desconoce el motivo de este comportamiento. Las posibles explicaciones incluyen rituales de apareamiento, parto, comunicación o para deshacerse de parásitos y peces limpiadores.

A pesar de su estatus de especies marinas, se sabe que en algunas regiones como Hawaii pueden entrar en bancos de agua dulce en busca de comida o para evadir a los depredadores.

El color de las mantas varía, ya que cada individuo tiene un patrón único de manchas que lo identifica. Son como huellas dactilares, cada manta es diferente. En general, la parte superior del cuerpo es negra o marrón oscuro, mientras que la parte inferior es blanca. Existen algunas que son completamente negras con manchas blancas, coloquialmente las denominamos manta negra. Manta alfredi tiene un parche en forma de Y en la región superior de la cabeza, mientras que el parche de la manta raya oceánica gigante tiene forma de T, con menos presencia de coloración blanca. Además, la boca de la primera es blanca y no negra como la de la manta raya gigante, cuyos bordes inferiores de las alas están coloreados de negro o de un tono más oscuro.

En general, cada miembro del género Manta tiene un cuerpo grande y aplanado cuyo centro se llama «disco». La cabeza de ambas especies es ancha, con los ojos a cada lado y la nariz larga al frente. En su interior hay varias filas de 300 dientes pequeños y cuadrados que no son útiles para masticar alimentos, pero que son utilizados por los machos para sostener a la hembra durante el apareamiento.

Posee dos aletas pectorales, grandes y triangulares, una pequeña aleta dorsal y una cola larga que a lo largo de la evolución ha perdido su aguijón venenoso. Cuando la manta raya nada a menudo aletea sus alas hacia abajoen lugar de elevarlas, esto hace que parezcan como si estuviera volando. La manta birostris tiene aleta caudal, pero la alfredi carece de ésta.

Otro rasgo característico es la presencia de unas estructuras que sobresalen de su cabeza, denominadas lóbulos cefálicos. Cuando la manta raya navega mantiene enrollados sus lóbulos, pero a la hora de alimentarse los extiende para impulsar agua rica en alimento hacia su boca.

Las branquias las tiene en la parte inferior del cuerpo y las utilizan para respirar. Deben seguir moviéndose en todo momento para que el agua fluya entre sus branquias y obtener de este modo oxígeno del agua.

La manta raya gigante tienen la mayor relación cerebro-tamaño de todos los peces. Este órgano tienen una red de venas y arterias llamado rete mirabile, cuya función es mantener el calor en algunas partes del cuerpo, necesaria durante inmersiones prolongadas a grandes profundidades donde el agua está más fría.

La piel de estos animales es áspera al tacto porque tiene dentículos dérmicos cónicos, similares a las estructuras dentales. Además, está cubierta con una capa de moco que la protege de las infecciones.

La manta raya se alimenta de grandes cantidades de zooplancton, krill, pequeños peces y crustáceos. Cada manta come aproximadamente el 13% de su peso corporal cada semana. Al buscar comida, nada alrededor de su presa, la cual se va congregando en bancos cada vez más compactos, y luego los atraviesa con la boca abierta. Si el banco de comida es particularmente denso, la manta puede incluso saltar en mitad de él. A pesar de tener dientes, estos peces no mastican los alimentos. La comida se filtra entre el tejido de los arcos branquiales y la traga. En sus branquias tienen estructuras llamadas rastrillos de branquias que funcionan filtrando el zooplancton, evitando la entrada de agua y permitiendo la introducción de grandes cantidades de alimento. Como curiosidad, la manta alfredi tiene dientes sólo en el maxilar inferior mientras que solamente la manta birostri también tiene dientes más grandes en el superior. Mientras se alimentan, las mantas estiran sus aletas cefálicas formando un túnel para ayudar a impulsar el agua rica en alimentos hacia la boca.

Las manta rayas pueden sumergirse a grandes profundidades (manta alfredi a 400 metros y manta raya gigante hasta 2,000), pero generalmente se alimentan a 10 m de profundidad, donde hay más plancton. A menudo se han avistado grandes grupos de hasta 50 individuos alimentándose juntos en zonas ricas en plancton.

Durante esta actividad es común que roten repetidamente bajo el agua y que abran la boca con el cuerpo en posición horizontal. Los movimientos que se realizan en el agua están relacionados con el ahorro energético. Pueden nadar girando con con la boca abierta, o a veces simplemente nadan verticalmente con la cabeza ligeramente inclinada hacia arriba. Otras veces forman cadenas de mantas (manta train) nadando una detrás de otra.

Si el plancton se encuentra cerca del lecho marino, tienen que acercarse hasta colocar el fondo de su cuerpo unos pocos centímetros por encima del mismo, lo que a menudo les causa lesiones menores debido al contacto eventual con granos abrasivos de arena.

Las hembras pueden ser ligeramente más grandes que los machos. El macho es sexualmente maduro si el ancho entre sus “alas” es de unos 4 a 4,5 metros y la hembra ya puede reproducirse entre los 8 y 10 años de edad.

El apareamiento se produce en distintas épocas del año, en distintas zonas. Normalmente comienza con la luna llena. El proceso de cortejo se inicia con varios machos, uno detrás de otro, nadando detrás de la hembra durante unos 20 – 30 minutos. La hembra mantiene una velocidad constante de 10km por hora. El macho hace varios intentos para acercarse a la hembra. Cuando la hembra disminuye su velocidad el macho le muerde una aleta pectoral. Una vez la tiene agarrada, el macho se gira hacia la hembra. Posteriormente introduce su esperma en la cloaca de la hembra y se quedan juntos durante unos 60 – 90 segundos. Luego el macho sigue nadando al lado de la hembra, mordiéndole la aleta durante unos minutos más, seguidos por el resto de machos.

Las manta rayas son animales ovovíparos. Los huevos fertilizados se desarrollan dentro del oviducto de la hembra y los embriones van absorbiendo la yema. Después de la eclosión, las crías permanecen en el oviducto y reciben nutrición adicional de secreciones lechosas. Sin cordón umbilical ni placenta, el cachorro no nacido debe abrir y cerrar la boca para obtener oxígeno. La gestación dura de 12 a 13 meses y regularmente nacen cerca de la costa 1 o 2 crías vivas envueltas en sus aletas pectorales. Los bebés al nacer parecen una versión diminuta de las manta rayas adultas y pueden sobrevivir desde el primer momento sin el cuidado de los padres. La reproducción suele ocurrir cada dos o cinco años.

Las manta rayas pueden vivir hasta 50 años.

Gracias a su enorme tamaño, las manta rayas tienen muy pocos depredadores. Pueden ser víctimas de ataques de grandes tiburones como el tiburón tigre, martillo o toro y de orcas.

Cuando las manta rayas sobreviven a un ataque, es normal que se produzcan lesiones graves, perdiendo a veces grandes trozos de carne. Pero estos peces tienen un punto a su favor: sus tejidos se regeneran increíblemente rápido. Una lesión puede curarse a gran velocidad y una sección con un trozo de carne arrancado puede ser regenerada casi completamente pocas semanas después. Los peces limpiadores ayudan a la aceleración de este proceso.

Pero la mayor amenaza para las manta rayas es el ser humano y la sobrepesca.

Las mantas son apreciadas en el mercado por su carne, el aceite de hígado, por su piel y especialmente por la demanda de sus branquiespinas, las estructuras cartilaginosas que protegen las branquias, muy demandada recientemente en la medicina tradicional china. Por lo general, se capturan con redes de arrastre y arpones.

Otro gran peligro para las mantas es que debido a que deben nadar constantemente para filtrar agua rica en oxígeno en sus branquias, son vulnerables a enredarse en las redes y líneas de amarre libre y morir asfixiadas. Las mantas no pueden nadar hacia atrás y, debido a sus aletas cefálicas sobresalientes, son propensas también a enredarse en redes de pesca. Cuando están atrapadas, las mantas a menudo intentan liberarse dando saltos mortales, enredándose aún más. También pueden enredarse en cabos sueltos y rasgar su carne, causándoles lesiones irreversibles. Algunas mantas resultan heridas al colisionar con barcos. Otras amenazas o factores que pueden afectar el número de mantas son el cambio climático, el turismo, la contaminación por derrames de petróleo y la ingestión de micro-plásticos.

Ambas especies están catalogadas como vulnerables por la Unión Internacional de Conservación Natural. En 2011, quedaron estrictamente protegidas en aguas internacionales debido a su inclusión en la Convention on Migratory Species of Wild Animals.

Las manta rayas son animales maravillosos e importantes para la vida marina. A medida que las personas aprenden más sobre ellos, pueden tomar conciencia de su situación y apoyar los esfuerzos por su conservación.

¿Dónde se puede bucear con Manta rayas en Bali?

En Bali hay dos estaciones de limpieza y comida donde podemos bucear con manta rayas. Ambas están situadas en el Sur de Nusa Penida. Podemos bucear con manta rayas durante todo el año!

Siempre hablamos de la gran biodiversidad marina que hay en Bali. Referente a las manta rayas, somos muy afortunados de poder bucear con mantas de arrecife, mantas oceánicas e incluso manta negras.

El Sur de Nusa Penida da al Océano Indico. Las condiciones en océano abierto son diferentes de las condiciones del mar protegido de Bali. Normalmente hay grandes olas y a veces corrientes fuertes. Para poder bucear con manta rayas, es necesario un mínimo de experiencia y poder controlar la flotabilidad perfectamente. Siempre, por seguridad, exigimos hacer un check dive antes de poder llevar a nuestros clientes a bucear en estos puntos. 

Se un buzo responsable

En Bali, se han diseñado unas directrices para asegurar una experiencia de buceo satisfactoria y segura y al mismo tiempo garantizar el menor impacto en la población de peces luna y manta raya de la isla. El objetivo del Código de Conducta para bucear con el pez luna oceánico y  las mantas raya es garantizar que los peces puedan instalarse en las estaciones de limpieza sin ser molestados. Una vez asentados, los mola mola y las manta raya pueden permanecer en la estación por períodos más largos, y los buzos pueden disfrutar de un encuentro más cercano y largo con ellos.

Buceo con Manta rayas – Código de conducta

• Acércate siempre a la manta raya muy lentamente dentro de su campo de visión.

• Manténte cerca del arrecife y no nades directamente hacia la manta raya.

  • Mantén una distancia mínima de 3 metros de la manta raya cuando está en la estación de limpieza
  • Mantén una distancia mínima de 10 m cuando el animal esté nadando [no en la limpieza] y considerando acercarse al arrecife.

• No tocar y no alimentar a las mantas.

• No nades detrás de la manta raya ya que esto puede asustar al animal.

• No nades por debajo del pez ya que tus burbujas alterarán el comportamiento de limpieza.

• Siempre que sea posible, no bloquees la ruta de escape de la manta raya hacia el arrecife o el camino hacia una estación de limpieza. 

• Si se te acerca una manta raya , quédate quieto y no la toques. Si la tocas, eliminarás la capa de moco que lo protege contra las infecciones.

• No utilices flash al hacer fotos, ya que esto a menudo molesta a los peces.

• No uses vehículos de propulsión motorizada bajo el agua ni hagas ruidos innecesarios.

  • No toques nada bajo el agua, y no te lleves nada de vida marina.
  • Quédate a una separación de al menos 3 metros de la estación de limpieza y nunca nades directamente sobre ella.
  • No desciendas ni asciendas en la misma estación de limpieza, aléjate al menos 30 metros. 

• Solo bucea con centros de buceo que hayan respaldado y se adhieran al Código de Conducta

• Sigue siempre las instrucciones de tu guía de buceo.